Thursday, August 13, 2015

La verdad oculta tras las pegatinas de cerrajeros urgentes


Desde hace algunos años, los cerrajeros de diversos municipios, como Madrid, Cuenca, Murcia o Alicante, Hospitalet, vienen denunciando las pegatinas de cerrajeros urgentes, una auténtica plaga en determinados núcleos, contra la que ya se han puesto en marcha medidas legales. Tarragona ha sido una de las primeras en prohibirlas, y en los próximos años otros podrían seguir su ejemplo. Pero, ¿realmente son tan peligrosas estas pegatinas? Debes saber que tras estos telefonillos se ocultan negocios bastante sucios...

cerrajeros MadridEn vista de este revuelo, muchos se preguntan si esta forma de publicidad (que rara vez ofrece algo más que un número y un nombre de pila) es necesariamente ilegal. La respuesta es un rotundo ‘no’, pero conviene matizar que ningún profesional titulado se limitaría a ofrecer estos datos como información de contacto, según vienen alertan desde numerosas organizaciones. Una información tan limitada esconde, con toda probabilidad, una falsa identidad.

Cualquiera de nosotros puede ser una víctima más. Vasta con perder las llaves u olvidarlas en el interior de la vivienda para recurrir a estos servicios express, donde abundan tarifas abusivas e incluso daños añadidos a la cerradura, dado que el seudo-cerrajero no dispone de formación cualificada. Si la chapuza le sale bien, podemos darnos con un canto en los dientes.

Estafas, empresas fraudulentas o algo mucho peor

En el mejor de los casos, los cerrajeros que se anuncian en estos adhesivos se integran en una minoría intrusista, que no sólo perjudica a los verdaderos profesionales sino también a la seguridad de la propia vivienda. Estos ‘anónimos’ operan al margen de la legalidad, no poseen un formación cualificada y tampoco expenden facturas. Esto último, además, resulta especialmente peligroso para el cliente, que no podrá reclamar en caso de irregularidad en el servicio.

En esta misma línea descubrimos a las empresas fraudulentas, en ocasiones meros intermediarios, donde persisten los inconvenientes mencionados: cero formación, cero legalidad, cero responsabilidad. Y por supuesto, aún nos encontramos en supuestos más o menos afortunados, dado que las intenciones de los anunciantes podrían ir más allá.

Numerosas bandas criminales se sirven de estos telefonillos para acceder a la cerradura, bien para cambiarla y disponer de una copia o bien para conseguir una réplica de la llave in situ (a través del ‘impresioning’ y otras técnicas, por ejemplo). A menudo, estos mismos chorizos son los responsables de estropear el mecanismo y colocar oportunamente su pegatina y la de sus ‘asociados’. Un negocio redondo, desde luego, que trae de cabeza a los profesionales del sector y a cientos de denunciantes, sin que la administración se decida a tomar medidas contundentes.


Así las cosas, la competencia desleal y las organizaciones delictivas se encuentran tras estas pegatinas. Una seria amenaza, que puedes evitar fácilmente acudiendo a un directorio de cerrajeros urgentes y contratando servicios especializados. Además, te invitamos a combatir activamente este problema y retirar todos los adhesivos de tu edificio. La solución definitiva, sin embargo, no está en manos del ciudadano ni de las organizaciones.